Póker

Todo lo que necesitas saber sobre el póker

¿Estás buscando información sobre el póker? En ese caso, no podrías haber llegado a un lugar mejor. Tenemos la guía más completa acerca de qué es el póker, cómo se juega y los mejores trucos para sacarle el máximo partido. ¡Vamos allá!

Mejores casas para jugar al Póker

A continuación, te mencionamos cuáles son las mejores casas de apuestas y casinos online en los que se puede jugar a póker. Estas casas están seleccionadas por las funcionalidades que ofrecen sus mesas de póker y por los bonos de bienvenida que ofrecen a los jugadores (y por algunos otros aspectos secundarios):

Pokerstars Casa de Apuestas
  • Web/App
    0%
  • Juegos
    0%
  • Bonos y Promociones
    0%
  • Seguridad
    0%
  • Atención al Usuario
    0%

PokerStars

PokerStars es la plataforma más destacada en lo que a jugar al póker se refiere. Nos ofrece la mejor plataforma y el mejor sistema de juego, y, aunque no tiene el bono más suculento, merece la pena por la calidad de las partidas que podrás echar.

Su bono de bienvenida es del 100% hasta 500€, y tiene aplicación para Windows, Mac y Android, así que no tendrás ningún problema para jugar en cualquier dispositivo. Además, tiene diferentes sistemas para jugar al póker (este es su punto fuerte y del que carece la competencia).

888 casino online
  • Web/App
    0%
  • Juegos
    0%
  • Bonos y Promociones
    0%
  • Seguridad
    0%
  • Atención al Usuario
    0%

888Poker

Si PokerStars es la mejor plataforma para jugar al póker por la calidad de las partidas que puedes echar y por la cantidad de gente que hay jugando, 888Poker es la mejor opción por el bono de bienvenida que ofrecen. 

Su bono de bienvenida es de 88€ sin depósito y, además, te dan un 200% hasta 1000€. Es decir, puedes ingresar 1000€ y jugar con 3000€ (además de los 88€ iniciales de regalo sin necesidad de hacer depósito).

La contrapartida es que su sistema es más simple y tiene una menor variedad de tipos de póker y de partidas (y hay menos gente jugando).

Si quieres saber más te recomendamos leer nuestro análisis de 888casino.

Betfair casino online
  • Web/App
    0%
  • Juegos
    0%
  • Bonos y Promociones
    0%
  • Seguridad
    0%
  • Atención al Usuario
    0%

Betfair

Con la tercera opción ya entramos en casas de “segunda categoría” entre las buenas plataformas de póker online. Es por ello que tienen que tratar de conseguir los nuevos usuarios con bonos de bienvenida seductores, porque la plataforma no es una maravilla.

En el caso de Betfair, encontramos que el bono es del 100% hasta 1500€. Es decir, que, ingresando 1500€, teiens 3000€ para jugar. Como ves, incluso es un bono por debajo de 888Poker para jugar en una plataforma muy lejos de ser tan buena como la suya (no digamos ya si la comparamos con PokerStars).

Por tanto, mi recomendación es que apuestes por alguna de las dos anteriores. Y si ya has agotado los bonos en las dos anteriores, entonces puedes pasar a Betfair casino.

¿Qué es el póker?

El póker es un juego de apuestas. En realidad, más que un juego es una gran variedad de juegos, en realidad, como podrás ver en el siguiente apartado. Pero todos estos juegos tienen algo en común:

Los jugadores hacen apuestas con algunas o todas las cartas ocultas a los demás, y la suma total de las apuestas acaba recayendo en aquel jugador que cuenta con la mejor combinación de cartas.

Se juega con la baraja francesa, y se suelen aprovechar todas las cartas. En algunas modalidades de póker, se utilizan los comodines, aunque éstos no se utilizan en la modalidad de juego más habitual (el Texas Hold’Em).

Manos en el póker

La combinación de cartas ganadora se conoce como “mano”, y hay una jerarquía basada en la dificultad de obtener la combinación. Esta jerarquía se mantiene en todos los tipos de póker, a excepción del full y el color, que pueden cambiar de posición dependiendo del número de cartas que se utilicen.

Manos en el Póker

A continuación, pasamos a mencionarte estas combinaciones:

  1. Escalera real: La escalera real es tener las 5 cartas del 10 al as del mismo palo, y la probabilidad de obtenerla es de 4 entre 2.598.960 posibles combinaciones.
  2. Escalera de color: Consiste en tener cinco cartas consecutivas del mismo palo. La probabilidad de obtenerla es de 36 entre 2.598.960.
  3. Póker: Son cuatro cartas de igual valor. Hay 624 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles.
  4. Full: Consiste en tener un trío y una pareja a la vez. Hay 3744 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles (0,1440576%).
  5. Color: Consiste en tener las cinco cartas del mismo color (no es necesario que sean consecutivas). Hay 5108 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles (0,1965%).
  6. Escalera: Consiste en tener cinco cartas con valor consecutivo. No importa que no compartan el color. Hay 10200 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles (0,3924%).
  7. Trío: Consiste en tener tres cartas de igual valor. Hay 54912 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles (2,1113%).
  8. Doble pareja: Consiste en tener dos parejas. Hay 123.552 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles (4,759%).
  9. Pareja: Consiste en tener dos cartas iguales. Hay 1.098.240 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles (42,257%).
  10. Carta alta: Consiste en tener la carta más alta de las que compiten. Hay 10.302.540 posibilidades entre 2.598.960 combinaciones posibles (50,1177%).

En el caso de que ambos jugadores compartan mano (es decir, tengan los dos un trío, por ejemplo), el trío de mayor valor es el que ganará. Por ejemplo, un trío de 6 ganaría frente a un trío de 2 pero perdería frente a un trío de 8.

Asimismo, si se tiene el mismo trío con el mismo valor, ganaría quien tuviese la carta más alta entre las que no ha ligado. Por ejemplo, si ambos tienen un trío de 6, pero uno tiene sin ligar un as y un dos, y el otro tiene un rey y una dama, ganaría el que tiene el as.

Partes del juego

Vamos a explicar las partes del juego según el Texas Hold’Em, que es el juego de póker más habitual. No obstante, los demás juegos siguen una estructura bastante parecida, por lo que esta explicación debería resultarte útil para entender el juego en general.

Crupier Póker

Normalmente, el crupier reparte las cartas a los jugadores, y éstos, después de verlas, pueden hacer su primera apuesta, considerando el valor de las cartas que tienen tanto en sí mismas, como combinadas entre ellas, como combinadas con las posibles cartas que se pondrán sobre la mesa.

Después de esta tanda de apuestas, se muestra el flop. El flop son las tres primeras cartas que se muestran en la mesa y que cualquiera de los jugadores puede utilizar. Después de mostrar estas cartas, los jugadores vuelven a apostar.

Tras las apuestas, se muestra la cuarta carta, que se conoce como el turn. Tras mostrarla, se vuelve a apostar. Si a estas alturas sigue habiendo dos jugadores o más en la mano, se muestra el river, que es la última carta.

Tras mostrar esta carta, se llevan a cabo las últimas apuestas. En el caso de que el segundo en hablar iguale la apuesta del primero, ambos tendrán que mostrar las cartas para ver quién ha ganado.

En el caso de que el segundo no iguale la apuesta, el primero no tendrá necesidad de mostrar las cartas (esto sucede igual en las anteriores rondas de apuestas, y es una de las claves de este juego de cartas).

Como puedes ver, las cartas más baratas para construir tu mano ganadora las obtienes en el flop, donde puedes ver tres cartas por un precio bastante bajo. Sin embargo, a partir de ahí, el precio de ver una nueva cara sube, y las cartas se vuelven caras.

Por lo tanto, es habitual que los jugadores se retiren tras ver el flop y comprobar que no han ligado una buena mano (incluso aunque tuviesen posibilidades con las siguientes cartas).

Tipos de póker

Aunque el póker más conocido es el póker Texas Hold’Em, lo cierto es que existen diferentes tipos de póker, y conocerlos puede hacer que disfrutemos más de las diferentes posibilidades que tenemos.

Puesto que es un juego tan popular desde hace tanto tiempo, hay muchísimas variantes. Por ejemplo, existen el póker abierto, el cerrado, el de cartas compartidas y el surtido. Dentro de estas categorías hay muchos tipos de póker posibles.

Tipos de Póker

Los más habituales son el Póker Tapado, el Siete Abierto, el Omaha Hold’Em, el Texas Hold’Em y el póker 224. Existen más, pero estos son los tipos más frecuentes, así que nos vamos a limitar a hablar de ellos.

Póker Tapado

El póker tapado es una variante que se juega con cinco cartas y no es muy habitual en los casinos (es más bien un juego para jugar en casa con la familia o los amigos).

En este juego, cada jugador recibe cinco cartas y hace una ronda de apuestas, después, se pueden descartar las cartas que se estime oportunas y recibir otras para tratar de conseguir una combinación ganadora. Tras esto, se realiza una nueva ronda de apuestas.

Siete Abierto

El Siete Abierto o Seven-Card Stud es una variante del póker en la que el jugador recibe siete cartas. En este juego hay bastantes diferencias con el Texas Hold’Em, y conviene estudiar las reglas con detenimiento antes de ponerse a jugar.

Por lo demás, hay que señalar que el póker de Siete Abierto se juega con apuestas limitadas, por lo que no puedes apostar todo lo que quieras cuando tienes una buena mano, sino que puedes apostar hasta el límite permitido en la mesa.

Omaha Hold’Em

Probablemente, Omaha Hold’Em sea la segunda variante del póker más popular. Durante una época, su popularidad se redujo a Europa, pero, actualmente, es bastante frecuente tanto en EEUU como en el póker online.

En el Omaha Hold’Em, a cada jugador se le dan cuatro cartas cerradas, de las que tendrá que utilizar dos, y se muestran cinco cartas comunitarias, tal y como sucede en el Texas Hold’Em.

Con dos cartas de la mano y tres de la mesa tiene que formar la mano ganadora.

Texas Hold’Em

El Texas Hold’Em es el tipo más habitual, y ya hemos explicado anteriormente cómo funciona, por lo que no nos vamos a detener mucho en él. Básicamente, los jugadores reciben dos cartas, y, a lo largo de cuarto rondas, se mostrarán otras cinco en la mesa, que se podrán aprovechar para crear una mano de cinco cartas ganadora.

Póker Texas Hold’Em

Historia del póker

La historia del póker sigue siendo tema de debate a día de hoy, porque el nombre parece que proviene del francés (poque), pero que, a su vez, este viene del alemán (pochen). Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta si su origen está ahí.

También es cierto que el póker guarda semejanza con el juego persa “as nas”, por lo que es posible que su origen esté ahí, y, cuando los persas lo enseñaron a los occidentales, éstos hicieran cambios hasta crearse el juego que hoy todos conocemos.

Puesto que también guarda semejanza con otros juegos como el blean, el primero, el brag y otros de la época, es posible que el póker que conocemos hoy en día sea un refinamiento basado en ellos, cogiendo de uno una cosa y de otro, otra.

A principios del siglo XIX podemos encontrar una buena cantidad de descripciones de juegos de cartas muy semejantes al póker, aunque jugando con menos cartas. Fue después de que el juego se expandiese por todo el Misisipi cuando se empezó a jugar con la baraja francesa de 52 cartas.

Tras la implementación de esta baraja, también apareció la jugada “color”, que antes no existía (y de ahí que todavía hoy siga habiendo confusión en si vale más un Full o un Color dependiendo del tipo de póker que se esté jugando).

Después, durante la Guerra Civil Estadounidense, se añadieron multitud de variantes al juego, cambios que continuaron después de la guerra, hasta llegar al siglo XX, momento en el que los diferentes tipos de póker se consolidaron. 

Como ves, el juego estuvo muy ligado a EEUU, y no debe sorprender que su expansión por todo el mundo viniera de la mano del expansionismo norteamericano, que llevó el juego a otros países.

Historia del Póker

Desde aquellos años, el póker se ha convertido en algo fundamental y muy ligado a las culturas de diferentes partes del mundo, algo que podemos notar en las expresiones populares de “tener un as en la manga”, “tener cara de póker” o “ir con todo”.

Allá por los 70 empezaron a popularizarse los torneos de póker mundiales, y fue en ese momento donde hubo un auge espectacular del juego y empezó a sistematizarse y verse casi como un deporte más que como un juego (aunque no fue hasta 2010 cuando se aceptó el póker como deporte mental).

Con la llegada de internet, también llegó el póker online, y proliferaron los jugadores que utilizan plataformas online para divertirse con los diferentes tipos de póker (donde el Texas Hold’Em sigue siendo el más famoso).

La cantidad de jugadores de póker actualmente es espectacular. De hecho, la casa de póker PokerStars llegó a congregar a más de dos millones de jugadores a la vez, lo que da buena cuenta de la popularidad que tiene este juego. 

Sin embargo, el póker online tiene la dificultad añadida de que no se puede ver al contrincante, por lo que no se puede aprovechar ese aspecto. Por tanto, el póker online es mucho más matemático que el presencial.

¿Se puede ganar dinero de forma sostenible con el póker?

Lo cierto es que sí. A diferencia de otros juegos de casino, el póker no depende 100% del azar. De hecho, el azar juega un papel muy secundario en el póker. Es por ello que muchos de los grandes jugadores de póker de todos los tiempos ganan repetidamente torneos. Si fuera una cuestión de azar, no repetirían tantas veces sus victorias.

El póker, como ya hemos explicado, implica conocimientos de matemática, probabilidad, estadística y psicología. Si tienes los suficientes conocimientos de estos cuatro apartados, puedes llegar a ganar mucho dinero de forma sostenida en el póker. 

¿Cuál es la razón de que al póker si se pueda ganar a largo plazo y en otros juegos no se pueda? Sencillo: La matemática interna del póker no da una ventaja a una de las partes que participan del juego, como sucede con la ruleta (por ejemplo), sino que todos tienen las mismas posibilidades de ganar.

Ganar dinero al Póker

Otro punto importante que hay que mencionar es que en el póker tú no juegas contra la casa, sino que juegas contra otros jugadores. El casino obtiene sus ganancias de las apuestas que se realizan o de las entradas a los torneos, no de que ganes o pierdas (al contrario de lo que sucede en la ruleta, por ejemplo).

Así, en este caso el casino no tiene que poner las probabilidades a su favor para que el negocio sea rentable. Y de eso nos podemos aprovechar nosotros si queremos ganar dinero en el casino: Nuestras probabilidades de ganar serán exactamente las mismas que las de nuestros adversarios.

Así que, sí, se puede ganar dinero de forma sostenida en el póker. No es un juego de azar en sentido estricto. Por lo tanto, entrenando y aprendiendo sus claves, podremos ganar dinero. Eso sí, requiere tener ciertos conocimientos, capacidad de cálculo y, sobre todo, sangre fría.

Las matemáticas y la psicología del póker

No es nuestro interés escribir aquí una guía detallada de las matemáticas y de la psicología del póker, entre otras cosas porque se trata de un tema muy complejo y extenso, sobre el que se han escrito muchos libros y que, lógicamente, no nos cabe en el espacio reducido de esta página.

Lo que hay que entender es que el póker tiene unas matemáticas determinadas. Como has podido ver anteriormente, existe una probabilidad dada de conseguir tal o cual mano, y, conociendo esas probabilidades, se puede jugar de forma inteligente para, a la larga, ganar.

Además, también existe toda una matemática detrás de la probabilidad de conseguir tal o cual mano. Por ejemplo, las probabilidades de conseguir una escalera cuando tienes dos cartas del flop ligadas con las dos de tu mano son concretas (y no son las mismas si la escalera es abierta -te sirven dos números- que si es cerrada -solo te sirve un número-).

Más aún: Si ese proyecto de escalera viene dado de que en el flop hay tres cartas consecutivas y tú tienes una cuarta, las probabilidades de que otro jugador también tenga un proyecto de escalera son mayores que si hubieses ligado dos cartas en el flop con las dos de tu mano.

psicología del póker

Es un simple ejemplo, basado en las escaleras, pero es algo que sucede con todas las manos. Existe toda una combinación de situaciones que altera las probabilidades, pero siempre se pueden saber cuáles son esas probabilidades.

De hecho, en las partidas online, es habitual que algunos jugadores utilicen calculadoras en las que se informa de la probabilidad de ganar que tienes con tu mano, dependiendo de la combinación de cartas que estés obteniendo preflop, flop, turn y river. 

Pero, naturalmente, si fuera tan simple como entender y calcular probabilidades, bastaría tener un ordenador para ganar siempre. Y aquí es donde entra la psicología.

Imagina que están todas las cartas sobre la mesa, y tú tienes una mano con un 95% de probabilidad de ser ganadora. En frente tienes a un jugador que resube tus apuestas constantemente.

¿Puede ser que esta sea una de esas ocasiones que forman parte del 5% y en las que tu mano, con un 95% de probabilidad, perderá? ¿O quizá está faroleando?

Aquí es donde entra la psicología y la habilidad de “leer” al otro jugador. Esto es más fácil en mesas presenciales que online, pero también se puede hacer online, viendo cuál es el comportamiento en las apuestas y los tiempos de espera a la hora de apostar del otro jugador.

Psicología del Póker

Algunas herramientas, de hecho, permiten evaluar la psicología de los jugadores online, informándote de si es una persona que solo juega cuando tiene una mano ganadora (en cuyo caso, probablemente, esté en el 5%) o si es una persona que no sabe jugar o le gusta farolear (en cuyo caso, probablemente no esté en el 5%).

¿No te convence el juego del poker? Cualquier casino online también incluye otros juegos como la ruleta, el blackjack o las tragaperras online.

Como puedes ver, el póker es un juego fantástico en el que puedes exprimir al máximo tu cerebro, puesto que no depende por entero del azar como otros juegos, sino que es imprescindible tener una buena capacidad de cálculo y entender la psicología de tus contrincantes.

Ir arriba