Hándicap nivelado

¿Qué es una apuesta con hándicap?

En el artículo de hoy, vamos a ver qué es una apuesta con hándicap, una parte fundamental del mundo de las apuestas. Así que, si estabas buscando información al respecto, aquí encontrarás todo lo que necesitas.

¿Qué son exactamente las apuestas con hándicap?

Una apuesta con hándicap es un tipo de apuesta que le pone las cosas difíciles a un equipo que, en principio, es claro favorito para ganar el partido (ponemos el ejemplo del fútbol, pero, por supuesto, existen apuestas con hándicap en otros deportes).

¿Qué es una apuesta con hándicap?

¿Y por qué querría una casa de apuestas ponerle las cosas difíciles a un equipo? Pues, por la sencilla razón de que, si no lo hace, la apuesta es demasiado evidente, y no se ofrece valor en dicha apuesta. Por lo tanto, los apostantes no juegan esa apuesta.

En este caso, lo que hace la casa de apuestas es nivelar la dificultad de que gane un equipo u otro, y, por lo tanto, la cuota de la apuesta se vuelve más suculenta. La idea es “sumar goles” al equipo más débil (o restárselos al más fuerte).

Así, por ejemplo, supongamos que se enfrenta el Real Madrid contra el Eibar. Es evidente que el Real Madrid tiene una clara superioridad. Si no hay hándicap, la cuota de esa apuesta será bajísima a favor del Madrid. Así que nadie apostará.

Sin embargo, una apuesta con hándicap puede asumir que el Eibar “empieza con un gol a favor”, por lo que, para que el Madrid gane, necesitaría marcar dos goles. De esta forma, se equilibra la apuesta.

¿Qué tipos de apuestas con hándicap existen?

Aclarado qué es una apuesta con hándicap, podemos pasar a hablar de cuáles son los diferentes tipos de hándicap que existen. Y es que, como todo en esta vida (y especialmente en el campo de las apuestas deportivas), hay varios tipos de apuestas con hándicap.

Hándicap nivelado

Este hándicap es un no-hándicap, por decirlo de algún modo. Es decir, es el hándicap que se produce cuando no se perciben diferencias importantes entre las capacidades de los dos equipos que se van a enfrentar.

Hándicap nivelado

En este caso, no se aplica ningún sesgo por hándicap, y ambos equipos parten de 0 goles en contra. Por lo tanto, para que el apostante gane la apuesta, el equipo que ha seleccionado deberá ganar, como mínimo, por un gol.

Hándicap sencillo

Por otro lado, tenemos el hándicap sencillo, que es el que se da cuando hay una diferencia clara entre las capacidades del equipo A frente a las del equipo B (o viceversa). Aquí sí se aplica un sesgo por hándicap.

En este caso, el equipo que aparece como superior (digamos, el equipo A) tendrá un hándicap de gol, y este hándicap dependerá de la diferencia de potencial percibida entre ambos equipos, pudiendo ser de -0,5 goles, -1 gol, -1,5 goles, etc.

Si el equipo A tiene un hándicap de -1 gol, quiere decir que, a efectos de las apuestas, el equipo A empieza el partido con -1 gol en el marcador. Por lo tanto, si solo marca un gol, a efectos de las apuestas, el partido habrá finalizado con un 0-0.

Por tanto, el apostante solo ganará si el equipo A gana al equipo B por dos goles o más (aquí hay algo más que decir, en realidad, porque, dependiendo de la modalidad de apuesta con hándicap, el empate puede no significar perder la apuesta -de esto hablamos algo más al final de esta guía).

Hándicap dividido

Las apuestas con hándicap dividido son aquellas que se producen cuando las diferencias percibidas entre los dos equipos son demasiado pequeñas. En este caso, se permite dividir la apuesta entre dos hándicaps diferentes.

Hándicap nivelado

Por ejemplo, supongamos que el equipo A se ofrece con 0 y -0,5 goles. Si apuestas al equipo A y pierde, entonces perderás las dos apuestas, porque ninguna supera ninguno de los dos hándicaps que se han aplicado.

Sin embargo, si el partido acaba en empate, recuperarás la mitad de la apuesta (la parte apostada en 0) y perderás la otra mitad (la parte apostada en -0,5). En cambio, si A gana el partido, habrás cubierto los dos hándicaps, y ganarás ambas apuestas.

Diferencias entre hándicap europeo y hándicap asiático

Lo anteriormente explicado está bien para hacerse una idea general sobre cómo funciona el sistema de las apuestas con hándicap. Pero lo cierto es que, cuando bajamos al barro, la cosa se complica un poco más, porque hay muchas modalidades de apuesta con hándicap (además de los tipos mencionados).

La principal diferencia es entre el hándicap europeo y el asiático. En el europeo, se aplica el hándicap y punto. Se juega como una apuesta normal. Es decir, puedes apostar al empate o a la victoria de uno u otro.

Sin embargo, en el hándicap asiático puedes encontrarte otras modalidades. Por ejemplo, el HA sin diferencia de goles implica que, si el resultado final es un empate, se anula la apuesta y el dinero se devuelve al apostante.

Diferencias entre hándicap europeo y hándicap asiático

Sucede lo mismo con el HA con una diferencia entera de goles. En este caso, se aplican los hándicaps oportunos y, en el caso de que el resultado sea empate, también se declara nula la apuesta y se nos devuelve el dinero (la diferencia entre este caso y el anterior es que aquí sí se ha aplicado un hándicap a uno de los equipos).

En el caso de HA con diferencia positiva o negativa de medio punto no existe la posibilidad de empate, porque es imposible compensar el medio punto de diferencia. Así, si el equipo A tiene un hándicap de -1,5 goles y marca un gol, no habrá empatado, sino que habrá perdido (porque el resultado ha sido 1-1,5).

Como puedes ver, las apuestas con hándicap son fundamentales para dar variedad a las apuestas y para hacerlas más emocionantes en aquellos partidos que resulta demasiado evidente quién va a ganar. Además, de este modo, las casas pueden ofrecer más opciones de ganancia a los apostantes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba